Información del proyecto ECHO

 

La Historia del Proyecto ECHO

Lanzado en 2003, el Proyecto ECHO nació de la visión de un médico, Sanjeev Arora, M.D., un innovador social y especialista en enfermedades hepáticas en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México en Albuquerque,

quien estaba frustrado de que pudiera servir solo una fracción de los pacientes con hepatitis C en el estado. Él quería atender a la mayor cantidad posible de pacientes con hepatitis C, por lo que creó una plataforma virtual de mentores y capacitación sin costo y sirvió como mentor de los proveedores comunitarios a través de todo Nuevo México sobre cómo tratar la afección.

El Modelo ECHO es un modelo de práctica guiada por telementores en el que el clínico participante retiene la responsabilidad de administrar al paciente. Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine encontró que el cuidado de la hepatitis C proporcionado por los proveedores comunitarios capacitados por el Proyecto ECHO produjo resultados equivalentes a los proporcionados por especialistas en una universidad.

¿Qué es el Proyecto ECHO?

El Proyecto ECHO – Extension for Community Healthcare Outcomes (en español reconocido como Extensión para los Resultados de la Atención Médica Comunitaria) es un movimiento para desmonopolizar el conocimiento y ampliar la capacidad local para brindar mejores prácticas de atención a las personas desfavorecidas de todo el mundo. El modelo ECHO se compromete a atender las necesidades de las poblaciones más vulnerables equipando a las comunidades con conocimientos adecuados, en el lugar adecuado y en el tiempo adecuado.

  

Misión

Expandir la capacidad de proveer mejor asistencia para enfermedades frecuentes y complejas en áreas rurales y en lugares menos privilegiados alejados de los centros asistenciales y de los especialistas

¿Cómo funcionan las clínicas ECHO?

(versión corta)

El Proyecto ECHO transforma la forma en que se imparte educación y conocimiento para llegar a más personas en comunidades rurales y desfavorecidas.

Esta intervención de bajo costo y alto impacto se logra al juntar equipos de especialistas interdisciplinarios con múltiples médicos de atención primaria a través de programas de teleECHO™. Los expertos comparten su experiencia a través de una red virtual por medio del aprendizaje basado en casos reales (sin utilizar el nombre), lo que permite a los médicos de atención primaria tratar a los pacientes con condiciones complejas en sus propias comunidades sin que ellos tengan que viajar para recibir la atención médica necesaria.

Las personas reciben la atención de alta calidad que necesitan, cuando la necesitan, cerca de casa.

(versión larga)

En las videoconferencias o “teleclínicas ECHO” se conectan simultáneamente por internet los médicos rurales, generales, especialistas y equipos de salud de las zonas alejadas y los profesores de los hospitales universitarios o centros de referencia. La dinámica es simple: los médicos del interior o periferia presentan casos clínicos complejos, luego toda la comunidad participante plantea preguntas y comentarios, y los expertos en el hospital universitario realizan recomendaciones, desarrollando aquellos aspectos del procedimiento de diagnóstico o tratamiento que son difíciles de manejar sin la formación y experiencia especializadas. También pueden incluir breves presentaciones sobre temas frecuentes o difíciles, llamadas

 “didácticas”. El aprendizaje basado en casos clínicos y las buenas prácticas compartidas son las bases de esta metodología. Repitiendo esta dinámica periódicamente y mediante el aprendizaje mutuo de la experiencia de todos, estos equipos de salud de zonas alejadas se especializan progresivamente y pueden tratar por sí mismos a la mayoría de estos pacientes complejos, al tiempo que conforman una comunidad de práctica de escala nacional y provee un programa de educación médica continua que permite que estos profesionales permanezcan en sus localidades asistiendo a sus pacientes.

A diferencia de la consulta clínica a distancia (“telemedicina”), esta metodología evita la atención directa de los pacientes por teleconferencia porque de esa forma no se desmonopoliza el conocimiento ni se multiplica la cantidad de pacientes asistidos.

Para incluir nuevas enfermedades, ellas deben ser prevalentes, con alto impacto en la sociedad (salud y económico), de manejo complejo, que existan tratamientos en evolución y que su tratamiento tenga una influencia positiva en la evolución del paciente.

¿Cuáles son los principios del modelo ECHO?

  1. Usa la tecnología para aprovechar escasos recursos
  2. Compartir «mejores prácticas» para reducir disparidades
  3. Aplicar el aprendizaje con base en casos reales para superar la complejidad
  4. Evaluar y monitorear los resultados

 

Beneficios de ser parte del proyecto ECHOos socios de ECHO

  1. Mejorar el acceso de las comunidades rurales y desatendidas.
  2. Reducir de las desigualdades.
  3. Mejora la calidad y seguridad.
  4. Rápida difusión de las mejores prácticas clínicas.
  5. Promover la consistencia en la atención y la práctica.
  6. Mayor eficiencia.

 

Programas ECHO INS El Salvador:

  1. Infectología pediátrica.
  2. Ginecología y Obstetricia.
  3. Abordaje Integral de las enfermedades crónicas no transmisibles.
  4. Abordaje Integral del Cáncer.
  5. Enfermería.