Print Friendly, PDF & Email

San Salvador 7 de abril de 2022

Dra. Xochitl Sandoval, directora del INS, acompañada del viceministro de Gestión y Desarrollo en Salud, Dr. Carlos Alvarenga y el representante de la Organización Panamericana de la Salud, Dr. Giovanni Escalante, presentaron la Guía de práctica Clínica (GPC), basada en la evidencia para el abordaje del paciente adulto crítico CON COVID-19.

La GPC, es un esfuerzo realizado por profesionales del Sistema Integrado de Salud, coordinado por el Instituto Nacional de Salud ante la amenaza de la COVID-19, causada por el virus SARS-Cov2 y que actualmente representa un desafío sanitario mundial.

La directora del INS, en sus palabras agradeció la cooperación invaluable de OPS, el esfuerzo de los profesionales y afirmó que se trabajó con el firme compromiso de garantizar atención de calidad a las personas que padecen la COVID-19, y continuar el manejo efectivo de la pandemia que ha sido reconocido internacionalmente.

Agregó que “a lo largo de estos dos años y meses de pandemia, hemos visto a los pacientes cursar con situaciones sumamente delicadas que le han conducido a la muerte o a generar situaciones en las cuales la discapacidad es un acompañante de la sobrevida”.

El representante de OPS/OMS El Salvador, por su parte, destacó el dinamismo de El Salvador, el trabajo constante del país y mencionó que la guía permitirá mejorar los criterios clínicos y mejorar la eficiencia de atención de salud a la población; reconoció el trabajo del Dr. Ludovic Reveiz y a Dra. Marcela Torres, asesores de OPS Washington.

Todo ha sido un trabajo integrado y arduo de aproximadamente 40 profesionales, entre el grupo temático, equipo metodológico, panel de expertos, asesores de la OPS y revisores, pares evaluadores y por supuesto los representantes de pacientes.

La Dra. Rocío Cajar y el Dr. Cristian Romero, de la unidad de Gobernanza y Gestión del Conocimiento, presentaron el contenido de la GPC y el proceso para elaborarla.

El documento provee recomendaciones basadas en la evidencia para pronóstico, triage, prevención de infección, soporte ventilatorio, soporte hemodinámico, tratamiento en estado de choque, diagnóstico por imágenes, tratamiento farmacológico y recolección de muestras, entre otros.

Las recomendaciones se dirigen al personal de salud responsable de la atención de pacientes en el servicio de urgencias,  emergencias y unidades de cuidados intensivos, como médicos especialistas en emergenciología, neumología, medicina crítica, medicina interna, cardiología, inmunólogos, anestesiología, infectología, terapistas respiratorios, fisioterapistas, enfermeras y químicos farmacéuticos; así como a tomadores de decisiones y miembros de entidades gubernamentales relacionados con el manejo de pacientes con COVID-19.